"DE NADA PUEDO HABLAR COMO MAESTRO, DE TODO COMO ENTUSIASTA" JOSÉ ORTEGA Y GASSET

martes, 30 de octubre de 2018

Estereotipos

La ignorancia, los prejuicios y el miedo van siempre de la mano

Según los psicología, no sólo aprendemos de lo que percibimos, sino que para que ese aprendizaje sea más efectivo clasificamos dicha percepción para poder evaluarla más rápidamente. Así vamos ordenando nuestro mundo por categorías o estereotipos, que simplifican la tarea de reconocimiento e interpretación de la información nueva.

Parece ser pues que prejuzgamos por instinto, y muchas veces acabamos siendo víctimas de los estereotipos que hemos creado por no haber profundizado más en el análisis inicial.  En ocasiones, catalogamos a los deconocidos muy alegremente y es una lástima, ya que podemos perdernos experiencias interesantes y la oportunidad de conocer a personas que nos pueden aportar mucho sólo por dejamos llevar por ideas preconcebidas.

Tampoco los conocidos se libran de los estereotipos, y si por alguna razón nos sentimos ofendidos por un conocido cuesta pararse a pensar en el porqué esa persona ha obrado así, lo que solemos hacer es enfadarnos y de alguna manera responder al ataque.  Supongo que sería más lógico preguntar la causa de su comportamiento, pero por falta de confianza no se suele hacer.

Me ha pasado en alguna ocasión que he descubierto demasiado tarde los motivos por lo que alguien provocó mi resentimiento. Y al final me he dado cuenta de que una conversación sincera hubiese bastado para evitar malentendidos e incomodidades.

Demasiadas veces las personas funcionamos así, a golpe de estereotipo, casi siempre por ignorancia. Nos creemos muy tolerantes y resulta que llegado el caso salen los prejuicios a relucir y caemos en ellos.


Dejo este link a un vídeo gracioso sobre los estereotipos.

viernes, 26 de octubre de 2018

¿Conoces el JIN JI DU LI?


Se trata de un ejercicio sencillo que puede ayudar
en la curación de enfermedades como la
hipertensión, niveles altos de azúcar en sangre, así
como dolencias de la columna vertebral y del cuello.

Este ejercicio se realiza con los ojos cerrados, consiste
 en mantener el equilibrio sobre un pie, y a continuación
hacer lo mismo con el otro. Parece sencillo, pero
 el hecho de cerrar los ojos complica un poco
 la cosa, así que lo mejor es empezar entrecerrando
 los ojos para ir acostumbrándose o bien acercarse
 a la pared o cualquier otro punto de apoyo.

Practicarlo diariamente puede mejorar
nuestra calidad de sueño y también nuestra
memoria. La duración del ejercicio es relativa,
llegar a un minuto sería lo ideal.  A base de insistencia
se puede ir aumentando unos segundillos cada día.

Según la medicina china las enfermedades aparecen
en el cuerpo debido a problemas de coordinación
entre nuestros órganos internos, haciendo que el cuerpo
 pierda su equilibrio. Y precisamente el Jin Ji Du Li
trata de reajustar esa interrelación de los órganos.


lunes, 22 de octubre de 2018

En busca de la felicidad







En esta realidad escaparate que nos ha tocado vivir pasamos demasiado tiempo mirando hacia afuera y a menudo descuidamos nuestro interior.

Siempre he tenido la convicción de que venimos al mundo para ser felices, y en los últimos meses no sólo no he renunciado a ella sino que me reafirmo aún más. Y aunque el mundo parece degenerar a pasos acelerados creo que el cambio es posible, y no llegará a traves de la indignación, ni de la frustración, ese cambio lo debemos de hacer cada uno de nosotros en nuestro interior.  

Contemplar la vida con ojos agradecidos, sople el viento que sople, es el primer paso. Y salir de los railes por los que nos lleva esta sociedad plastificada es lo siguiente. 

Hace tiempo que decidí desconectar de la realidad procesada que sale de la mayoria  de los medios de comunicación. Decidí prescindir de la tv y ese cóctel de noticias negativas que sólo sacan lo peor, o los más anodino del ser humano. No quiero su información, que más bien me parece alienación.

Trato de vivir en paz y no me va mal. Regalo lo que puedo y la Vida me corresponde dándome lo que necesito, sin exageración pero sin tacañería, que tampoco se necesita tanto para ser feliz.

Pienso que si hay una posibilidad de que las cosas mejoren es empezando a cambiar nuestros pensamientos, observando las cosas bellas que suceden todos los días, que suceden, sí, sólo tienes que observar lo que merece la pena ser observado e ignorar lo injusto, lo cruel, lo dañino, sin juzgarlo siquiera, ignorarlo, prestando atención a lo que te emociona o a lo que te saca una sonrisa.

Estas afirmaciones pueden parecer ridiculas o infantiles por su simpleza, pero cuando buscas la paz  que es la antesala de la felicidad, la encuentras en la sencillez.

No podemos dejar que los pensamientos negativos nos roben la paz, hay que sacarlos de la mente al instante, porque si tienes pensamientos hermosos tu vida es hermosa, tan simple pero tan real, que si se pone en práctica el resultado es increible.

Y si consigues estar en paz podrás ser feliz, y  además estarás generando felicidad, porque las personas no somos islas, interactuamos y somos capaces de afectar a los que nos rodean.

Si dejamos de lado los tabús, las diferencias, los juicios sobre lo que esta bien o esta mal, y nos centramos en vivir en paz con nosotros mismos es posible que aún haya esperanza de enderezar esta locura de mundo. 

Sé feliz, buen día!!



Quizás te interese: 

enlace a Darse cuenta