"DE NADA PUEDO HABLAR COMO MAESTRO, DE TODO COMO ENTUSIASTA" JOSÉ ORTEGA Y GASSET

lunes, 25 de febrero de 2013

La sirena varada: Mentiras de fantasía


Casona plantea el dilema entre escoger la verdad, cueste lo que cueste, o aferrarse a la ilusión de la fantasía. Esta obra de teatro considerada por su autor como una comedia, dista mucho en mi opinión de ser muy humoristica. Empieza tal vez en ese tono, pero poco a poco va decantándose más por los derroteros de la tragedia, cuando la realidad comienza a salir a la luz.

Es una historia que comienza con un juego, Ricardo, joven y pudiente, desea experimentar y decide crear su pequeña república de no racionales, reuniendo bajo su techo a unos  personajes muy peculiares.

el mar, la marEl Fantasma, el Pintor de los ojos vendados y Sirena tienen mucho en común, se han visto obligados a meterse en la piel de un personaje para sobrevivir. En el otro extremo D. Florín, ajeno a la sinrazón pone todo su empeño en  destapar lo que sucede relmente. Hay un par de actores más, sirven para ahondar en la historia de la sirena que ya se intuye, pero con ellos se aclara por completo, el padre, que no ha sabido ejercer como tal, y el ruin explotador de ambos, un empresario circense.

Lo que comienza siendo una historia de principios que están por encima de la racionalidad (el pintor que se venda los ojos porque esta cansado de ver siempre los mismos colores) y de sentimientos ensalzados (¿acaso el amor no necesita la verdad? no, el mio no, dice Ricardo) acaba por descubrir el lado más oscuro de unos personajes que sólo son eso, interpretes de una función, que viven una historia que no es la suya pero la encarnan como tal sin remedio.

Al final, Ricardo enamorado es consciente por primera vez de los sentimientos de las personas que le rodean. Tras haberle quitado al  fantasma sus cadenas, descubre los ojos del pintor, y ha de reconocer destrozado el sufrimiento de su amada. No obstante, en medio de tanta conmoción, deja entrever el autor un atisbo de esperanza, besando las manos de María con infinita ternura, Ricardo abraza la realidad.


miércoles, 20 de febrero de 2013

¿Son todos iguales?

 
La credibilidad de nuestros políticos se ha venido abajo como un castillo de naipes. Se lo han ganado a pulso, ya que hay una brecha abismal entre el ciudadano y sus representantes.

Subidos en una montaña inaccesible, los principales mandatarios de de la nación son ajenos al sentir popular, juegan a ser dioses y nos llevan por un camino de desolación sin miramientos y sin el más mínimo respeto por quienes les han colocado en su privilegiada posición.

Hoy comienza el debate sobre el estado de la nación y me temo que será lo mismo de siempre, graves o exaltados discursos, según el interviniente, y en muchos casos animados aplausos en un circo que me provoca tristeza e irritación.

Estamos encajonados en un bipartidismo que asfixia cualquier posibilidad de avanzar. Hay más alternativas que las dos de siempre, pero hasta el momento el ciudadano español, con tendencia al conformismo y a la acomodación, no ha podido resistirse a lo malo conocido. Y así nos va, irritados unos y resignados la mayoría, cada vez más ciudadanos opinan que da asco ver las noticias, que ya no les apetece comer con el telediario porque la comida les sienta mal, y la salud es lo primero, sólo faltaría añadir una úlcera a la lista de males diarios.

Pero, tratando de sobreponerse al cansancio y al tórrido espectáculo de los corruptos, me pregunto ¿hay políticos honrados y trabajadores? En todos los sectores hay personas que hacen bien su trabajo y también hay vividores (esos que decimos "no han dado un palo al agua en su vida"). No obstante, parece que siempre se destaca lo malo, lo más indigno de las personas, y nadie se recrea en las buenas iniciativas y en el trabajo discreto de los que hacen que las cosas vayan un poco mejor, que hay de todo en todas partes.

Me niego a creer que todos los políticos son iguales, y en estos momentos de crispación es fácil dejarse llevar por la ira y tachar de vagos y aprovechados a todo un colectivo que tiene sus cualidades y sus defectos. Quiero pensar que lo que está sucediendo ha de sentar las bases de un cambio, una regeneración necesaria que ya no puede esperar más. Y no se trata de quitar lo antiguo, lo veterano, que cuando no se corrompe es un pozo de sabiduría, pero hay que dejar salir a las nuevas generaciones, ya que por desgracia ocurre con la política lo mismo que con el trabajo, sus ganas, sus principios, se están desaprovechando.

Se ha suscitado en estos días mucha polémica en torno a la figura de Beatriz Talegón, sus detractores argumentan que pertenece al PSOE, por lo que está corrompida de base. Yo no soy de esa opinión, y no tengo especial apego a una de las dos reinonas (PSOE) del actual teatro político, es que me gusta oír una crítica razonada a una clase demasiado privilegiada en muchos casos, y que necesita con urgencia analizar  el porqué los políticos han caído en el descrédito.

Y al final no son las siglas lo que cuenta sino las personas, la rigidez y el encasillamiento nunca han servido para nada bueno, así que dejemos que el tiempo ponga las cosas en su sitio y ya se verá si el posicionamiento de Talegón es un arranque de inconformismo o una trama de lavado de imagen de un partido político que agoniza. Lo importante del asunto para mi es que se tienen que  oír voces discordantes en esta sinfonía política ajena al pueblo, vengan de quien vengan.

Buena parte de nuestros representantes han degenerado en una clase aprovechada que sólo mira por sus intereses particulares, pero no se puede caer tan cómodamente en la resignación, si no te gusta algo cambialo.

Los ciudadanos de a pie tenemos instrumentos para propiciar ese cambio, no estamos aislados, y además no vivimos en una dictadura (aunque tanto alelamiento da pie a la comparación). Hay más grupos políticos que estos dos que se alternan, y sobre todo hay personas que trabajan de verdad por los intereses generales, todo el mundo conoce a alguno de esos políticos que son un ejemplo a seguir,  y habria que apoyarles, porque son los más susceptibles de abandonar la política ya que tienen que luchar el doble, contra sus filas en demasiadas ocasiones y contra el hastío de los ciudadanos.


lunes, 18 de febrero de 2013

Sobre los Goya 2013


Sé que hay muchas anécdotas en un evento de este tipo pero me voy a centrar sólo en una. Candela Peña subió al escenario a recoger su Goya como mejor actriz secundaria en "Una pistola en cada mano" e hizo algo más que dar las gracias por el reconocimiento a su trabajo.

No voy a entrar a valorar si era el sitio adecuado para dejar constancia de sus quejas. Ni tampoco si ese colectivo que tiene sus luces y sus sombras es el más indicado para quejarse, faltaría más. Su reproche salio a la luz porque se supone que vivimos en un país con libertad de expresión y una persona delante de un micrófono y ante un evento de especial cobertura mediática vio la oportunidad de opinar y lo hizo.

En la pagina www.rtve.es/goya se puede ver entre otros videos el discurso de esta actriz.  Me han llamado la atención ciertas frases:

He visto morir a mi padre en un hospital público en donde no había mantas para taparle ni agua para darle de beber, se la teníamos que llevar nosotros
Ha salido de mis entrañas un niño que no sé que educación pública le espera
He visto como la gente se mata por no tener casa
Desde aquí os pido trabajo, tengo un niño que alimentar

Estas críticas se han centrado en 4 pilares básicos: sanidad, educación vivienda y trabajo, que son motivo de preocupación para buena parte de los ciudadanos que luchan por sacar adelante su día a día.

En la alusión al hospital en el que falleció su padre no ha facilitado el nombre, por lo que no se puede saber si se ciñó escrupulosamente a la verdad o no. Pero los severos recortes en sanidad son por desgracia muy ciertos  y las manifestaciones de protesta por este motivo son una constante en nuestro país en los últimos meses.

Su crítica a las reformas en educación tampoco sorprende, hemos asistido en poco tiempo a una larguísima lista de despropósitos que a muchos nos han dejado atónitos e indignados.

En cuanto a la vivienda y el drama que se ceba en nuestro país, en estos días ha quedado patente la magnitud del sufrimiento de los desahuciados que en algunos casos no tienen a donde ir y quedan totalmente desprotegidos.

Y en lo que se refiere al trabajo, las cifras del INEM hablan por sí mismas. Se defienden los que están desmantelando nuestro país diciendo que cada vez se destruye menos empleo, vamos, que seguimos cayendo al pozo de la desesperación pero no vamos tan rápido ¡¡hay que alegrarse!!.

Imagino que esta intervención no tendrá mayor repercusión pasados unos días. Por desgracia, el foco de atención de los medios en este momento está en airear la corrupción, que si bien es una buena noticia que podamos estar informados de los escándalos de tanto corrupto, tiene su lado negativo ya que está desplazando a otro tipo de sucesos que los ciudadanos también deseamos conocer y apenas tienen cobertura.

Concluyo opinando que a más de uno, si nos dieran un micrófono, se nos nos olvidarían los convencionalismos y el paripé, y expresaríamos a bocajarro nuestra indignación, frustrada por un sistema que no tiene oídos para escuchar el sentir del ciudadano.

jueves, 14 de febrero de 2013

La cara más amarga de la crisis


Se están produciendo cientos de miles de desalojos en nuestro país y aunque en bastantes ocasiones los desahuciados pueden instalarse con algún familiar, hay muchos casos en los que no es así y el desalojado se ve en la calle.

En este caso se enfrentan a una realidad muy sombría, cada vez hay más ciudadanos que se ven en la necesidad de ocupar viviendas vacías, y en algunos casos se llega a extremos aterradores como el suicidio. En los últimos días ha sido una congoja escuchar las noticias, la gente se mata porque están desesperados, sin fuerzas para luchar, o porque no soportan la vergüenza de que se descubra su penosa situación.

¿Podemos vivir con la conciencia tranquila con lo que esta sucediendo? profundizando en el tema hay quien asegura que el año pasado se atribuyeron más de 100 muertes por este motivo, dato difícill de contrastar, pero hablamos de vidas, las personas somos más que números. 

En este país hay suficiente dinero público para rescatar a la banca pero no lo hay para ayudar a los desahuciados, que tienen como tabla de salvación a las asociaciones que luchan por cambiar esta brutal realidad, y el apoyo de la protesta social.

La plataforma Afectados por la hipoteca está siendo noticia estos días, es una lucha muy desigual pero no cejan en su empeño. Están respaldados por nosotros, los ciudadanos, que podemos y debemos exigir justicia. En pocos días se han enviado más de 8000 mensajes a los diputados del PP exigiendoles que voten a favor de la ilp (iniciativa legislativa popular de 1.400.000 firmas ) contra los desahucios, y aunque no había muchas esperanzas de que sometiera a trámite finalmente la presión ciudadana ha servido de algo, con la valiosa ayuda de los mdios que han dado cobertura a la noticia.

No podemos quedarnos de brazos cruzados, nuestra repulsa es la única opción. No me gusta ser catastrofista, pero si no reaccionamos con lo que esta pasando es que nuestra sociedad ha perdido el rumbo y tal vez merezcamos todo lo que venga después.


Quizás te interese:
Nombrar a los nombrables


viernes, 8 de febrero de 2013

Bancos de tiempo. ¿Los conoces?


La finalidad de estas organizaciones es intercambiar servicios a cambio de tiempo.
Es una idea muy peculiar, por ejemplo, si un fontanero necesita que le hagan un arreglo en su ropa de trabajo y va a uno de estos bancos, una modista puede hacer el encargo y en vez de de pedirle dinero, queda comprometido a devolver esas horas de trabajo, prestando un servicio de fontaneria o cualquier otro para el que este capacitado.

Los conceptos "banco" y "ausencia de intereses" parecen un contrasentido. Pero estas entidades se organizan de forma similar a los bancos de dinero, con la particularidad de que sus transacciones se hacen en horas.

Además de poner en contacto a los usuarios, estas organizaciones anotan todos los créditos de tiempo (moneda de cambio de este sistema) y gestionan los movimientos de sus clientes, contabilizando las horas solicitadas y las horas aportadas a la comunidad.

En un mundo en el que cada vez nos aislados más, la idea de agruparse y apoyarse unos a otros me parece algo extraordinario. A día de hoy hay personas que están pasando grandes apuros por falta de dinero, y solicitar caridad me imagino que es algo muy doloroso para quien ha vivido con dignidad de su trabajo hasta no hace mucho.
Este sistema permite que cualquier persona pueda aportar su valía y su tiempo a cambio de cubrir alguna de sus necesidades, lo cual es sin duda una buena opción.

Es increíble como las personas somos capaces de reinventarnos una y otra vez, y partiendo de algo  tan básico como el trueque, nuestro tiempo puede ser motor de riqueza para una sociedad que necesita alternativas. Y es que hay muchas formas de salir adelante, pero desde siempre: "la unión hace la fuerza".

Cualquiera que este informado sobre el tema y tenga tiempo puede ofrecer sus  habilidades a una de estas organizaciones, sintiéndose útil y colaborando en un proyecto que es un bien colectivo.

He buscado el listado de bancos de tiempo en España, y dejo este enlace por si puede ser de utilidad.

Vivimos tiempos difíciles, la mayoría de las noticias que leemos o escuchamos son deprimentes y te irritan o te entristecen. Cuando concebí este blog pensaba que hablaría sobre cosas positivas y sin embargo repasando mis entradas he comprobado que lo que abunda es la crítica y la indignación. Por fin he podido escribir sobre un tema que puede aportarnos algo bueno, no todo son desgracias,  hay mucha gente que lucha por conseguir que las cosas vayan mejor.

En este enlace aparecen bancos de tiempo a nivel mundial


jueves, 7 de febrero de 2013

El proyecto de ley de Wolfgang Schäuble


varios billetes de euros
¿Se puede aprender algo de esta crisis financiera que tanto daño nos está haciendo? Parece que Alemania lo ha hecho, y se ha propuesto tomar medidas para prevenir que la irresponsabilidad de los bancos sea causa de más desastres.


Por fin una buena noticia, según los medios alemanes se ha aprobado un proyecto de ley que pretende impedir el rescate de entidades con dinero público estableciendo sanciones económicas e incluso penas de cárcel para los banqueros imprudentes. En dicho proyecto de ley se exige además la separación en los grandes bancos de la rama de inversión de la comercial, para evitar que los clientes particulares acaben sufriendo las pérdidas de las operaciones de riesgo realizadas por las entidades financieras.


Reino unido ya se ha sumado a la propuesta, y dada la buena sintonía que tienen nuestros actuales dirigentes con el gobierno germano, cabría esperar que trasladen a nuestro país medidas similares de control de dichas entidades.

Durante bastante tiempo hemos escuchado decir al gobierno que la culpa de la actual situación es de los ciudadanos por querer vivir por encima de nuestras posibilidades. Y nunca han dado importancia al hecho de que los mayores instigadores de la insolvencia han sido los propios Bancos y Cajas, que en muchos casos por intereses particulares o por su codicia desmedida animaban al crédito, con poca previsión de riesgos por su parte.

Así que aunque llegue tarde, creo que una reforma de este tipo en España nos devolvería algo de esperanza respecto a la honradez de nuestros dirigentes. Ya que tras asistir atónitos en el pasado año (y el anterior) al escandalo de las prejubilaciones e indemnizaciones millonarias de este sector, me parece que estas medidas, además de necesarias, servirían para demostrar que aun queda decencia en la política.

Pocas cosas buenas hemos copiado de Alemania en los últimos tiempos, estaría bien que para variar, se copiara una propuesta útil que además sirve para acallar el clamor popular sobre la impunidad de los responsables de Bancos y Cajas, que durante demasiado tiempo han campado a sus anchas y sin límites en nuestro país.

lunes, 4 de febrero de 2013

El dolor de estomago del ciudadano


El caso Bárcenas es un huracán que se ha instalado en nuestra geografía política y probablemente nos acompañara durante bastante tiempo. Estamos asistiendo indignados aunque no sorprendidos, al bochornoso espectáculo de una trama que ya no es posible esconder. Pese a quien le pese, se ha descubierto la punta del iceberg de la corrupción de nuestros políticos.
.
imagen de una persona que se quita el antifaz
La magnitud del escándalo es tal que no hay palabras, por muy estudiadas y eruditas que se busquen, que contradigan los hechos. Normalmente los mayores escándalos de los gobiernos suelen aparecer a partir de la segunda legislatura, pero vivimos unos tiempos en los que la corrupción es tan galopante que a poco más de una año del nuevo gobierno estamos hastiados de tanta desvergüenza.

La única buena noticia sobre lo que está sucediendo es que el ciudadano cuenta con un arma poderosa para hacer oír su opinión: internet. Y prueba de ello es que en estos días cientos de miles de ciudadanos hemos firmado la petición de Pablo Gallego solicitando la dimisión de la cúpula del actual gobierno, petición que recibió más de 200 mil firmas en las doce primeras horas.

No estamos tan solos o aislados como para no hacer nada para dar un vuelco a la situación actual. El sentimiento de indignación que nos invade puede ser el motor del cambio. Hay varios grupos que ganan adeptos día a día a través de las peticiones por internet, Avaaz.org o Change.org son dos bastante populares.

Disponemos además de la posibilidad de publicar en la red nuestras opiniones y comentarios, descargando de alguna forma nuestro inconformismo ante tanto abuso. Quedarnos pasivos alimentando el dolor de estomago no creo que sea la mejor opción. Si se quiere una realidad diferente hay que luchar por ella, no nos queda otra.