sábado, 28 de octubre de 2017

Quién se acuerda de Bárcenas, Rato, Pujol ... ?






Ya nadie habla de corrupción, hace tiempo que ésta dejó de ser noticia en aras de un duelo de nacionalismos que ha sido el protagonista de los últimos meses.

Y ahora que parece que se aproxima el final ¿qué pasa con la gente que realmente se ilusiono con la idea de mejorar a golpe de independencia? ¿rabia, resignación?. En estos tiempos en los que la ilusión no conduce a ninguna parte, después del enfrentamiento de banderas sólo les queda la cruda realidad.

Las grandes empresas se van, con el empobrecimiento que eso conllevará, pero los problemas del día a día y la corrupción siguen, en todas las comunidades autónomas, no sólo en Cataluña, y con escasa atención mediática ¿de eso se trataba? ¡qué triste! tras la cortina de humo sólo quedan heridas y la barbarie de la contienda.




5 comentarios:

  1. Cierto, parece que se trataba de distraer la atención buscando un objetivo que desviara la atención de todo aquello que sí nos ha dañado y todo ese ataque al estado del bienestar que hemos perdido camino de Suiza y otros paraísos fiscales o bolsillos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, te agradezco tu comentario y lamento no haberlo visto cuando lo escribiste.
      La corrupción es impresionante, si, ojalá utilizasen ese despliegue de energía para hacer cosas positivas en vez de robar a manos llenas.
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Ana. La gente que se ilusiona o se ilusionó con su fantasía independiente deberá asumir con todas las consecuencias incluso depresivas y de estado de ánimo el juego en que se han metido. No faltaría más que los que no están en la aventura tuvieran encima que soportar sus llantos. A mí me preocupa lo que acontece y me horroriza ver cómo les viene de perlas el asunto a los corruptos de toda clase que, si bien sigue el curso judicial, parece que ya no hay presión mediática y atención social. Eso puede beneficiarles para lo que muchos tememos: que se vayan de rositas. Irse con penas mínimas sería para el caso salir prácticamente incólumes. Pero claro, hay que creer en el aplicación de la ley. Y como bien señalas, hay infinitos problemas sociales que parecen oscurecidos por el juego de trileros del Govern y el pulso con el Gobierno.

    Por cierto, no des por pasado el asunto independencia. Los de ideas fijas ya inventarán nuevos modos de incordiar, ya los están maquinando.

    Me alegro que retomes el blog. No dejes de expresar esas opiniones precisas y concisas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas, te pido disculpas Fackel por no haberte respondido en su momento. Tengo el blog tan abandonado que no reparé en los comentarios.
      En tantos meses poco ha cambiado, y es una pena, siempre estemos denunciando lo mismo, ya resulta cansino, y probablemente inútil.
      En fin, te deseo un buen día, que seas feliz en las

      pequeñas cosas, ya que los "grandes asuntos" sólo nos dan desazón y malestar. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Aqui puedes añadir o puntualizar algo, se agradecen los comentarios