sábado, 20 de julio de 2013

Una historia increíble


Hace unos años "Le magazine des voyages de pêche" publico un reportaje sobre un pescador australiano que salvó la vida a una hembra de tiburón blanco atrapada en sus redes de pesca, lo cual  desembocó en una extraordinaria amistad entre el pez y el hombre.

Cindy y Arnold 1


La historia no parece muy creíble, ya que es difícil imaginar a alguien capaz de liberar a semejante pieza de cuatro metros sin sentir escalofríos a la espera de su reacción.

Pero la osada revista continúa y según el pescador: “Desde hace dos años no ando solo, ella me sigue a todos lados cuando estoy en el mar y su presencia ahuyenta a los demás peces, ya no sé qué hacer para que no me siga más" ...  “Cuando paro el bote ella viene a mí, da vuelta sobre su costado y me permite acariciarla, emite gruñidos, entorna los ojos, y mueve sus aletas de felicidad” Bueno, esto ya me parece demasiado, que el enorme escualo se convierta en su mascota ya riza el rizo, ji, ji.

No obstante, he decidido escribir sobre el tema porque creo que es una historia curiosa, con unas imágenes impresionantes, y además me parece una buena idea dar esa visión amable de una especie que la ficción ha convertido en asesina devora hombres, cuando en realidad un ataque de tiburón blanco al ser humano se considera algo insólito.

Así pues, desmitificando el estereotipo del cine de terror, dejémonos encandilar por Cindy que posa juguetona al lado de Arnold y exhibiendo  su poderosa dentadura.


Cindy y Arnold 2



Cindy y Arnold 3




4 comentarios:

  1. La prensa y los medios de comunicación en general son muy dados al sensacionalismo, a la poca reflexión.
    Es cierto que el tiburón blanco apenas ataca a los hombres, aunque sea precisamente el hombre quien está exterminando no solo al tiburón blanco, sino a todas las especies de tiburón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia es un poco rocambolesca pero me ha gustado. No obstante, hay otra cara que no he sacado y es la que tu comentas, lo dañinas e irresponsables que somos las personas con el medioambiente. Por desgracia los tiburones son parte de la ya larga lista de seres vivos en peligro de extinción por la codicia y la estupidez del hombre, cada vez menos civilizado en mi opinión.
      Gracias por tu aportación, que amplia el tema más allá de la anécdota.
      Saludos.

      Eliminar
  2. En las fotos se ven dos masculinos diferentes, no creo que la historia sea cierta, ya que los escualos criados en cautiverio en los oceanarios no guardan ningun cariño especial a sus cuidadores, creo que es una farsa la historia, porque mas allá del cuento relatado no hay pruebas verdaderas de ésa compatibilidad entre especies diferentes.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco me la creo, la revista que hizo el reportaje es seria, pero creo recordar que el artículo se publico en Francia un día que es similar al día de los "inocentes" en nuestro país, lo cual puede justificar semejante historieta.

    Lo más probable es que sea algo parecido a lo del 23f de Jordi Évole, una ficción bien montada para demostrar que las apariencias engañan, y que se puede montar una historia de la nada para conseguir que quien no cuestiona nunca las cosas se lo crea.

    Gracias por tu apreciación, muy sensata, un saludo.

    ResponderEliminar

Aqui puedes añadir o puntualizar algo, se agradecen los comentarios