martes, 29 de enero de 2013

El estacazo del consumo


Según los datos publicados hoy por el INE sobre las  ventas del comercio al por menor, el consumo en nuestro país sigue desplomándose hasta límites alarmantes.

Y el panorama se presenta bastante mal, con la actual política económica estamos ante el pez que se muerde la cola. Cuanto más se empobrece al trabajador menos gasto hace, y como las ventas siguen bajando, muchas empresas optan por seguir exprimiendo a sus empleados, que al tener menos ingresos gastan lo mínimo. Y así nos va, las condiciones de trabajo empeoran día a día y la lista de parados sigue aumentando.

imagen de una caidaEjemplo de este callejón sin salida son las últimas noticias sobre la situación de las grandes superficies. La patronal, como no, propone disminuir los salarios (que están como para seguir bajando) y aumentar la jornada de los trabajadores (más horas, menos trabajadores claro está) como respuesta a la importante bajada de la demanda.

No hace falta ser economista para ver que el camino que sigue nuestro maltrecho país es la recesión profunda. No hace mucho escuché a cierto personaje decir con satisfacción que tenemos la balanza comercial a nuestro favor ¡que maravilla! exportamos más de lo que importamos. Mi opinión es bien diferente, cualquiera que tenga 2 dedos de frente sabe que el hecho de que nuestros transportistas lleven camiones llenos de mercancía a otros países y vuelvan de vacio (aparte del mal negocio que es para ellos) deja claro la situación en que nos encontramos la mayoría de los ciudadanos de este país.

Y digo la mayoría, porque los consumidores ricos no se enteran de la crisis.  Ya que aunque es verdad que el sector del lujo en los últimos meses crece menos de lo esperado, no es debido a que los ricos gasten menos, sino porque se contaba con el incipiente consumo de la clase media, en vías de extinción, gracias al actual rumbo político.

Si nuestros dirigentes tuviesen más conocimientos económicos, es probable que no hubiesen pasado por alto el hecho de que no se puede hundir el consumo a base de asfixiar a los ciudadanos, porque al final los humildes curritos influimos en la economía, ya que somos muchos, y podemos hacer que ésta tire hacia adelante o se hunda en un pozo sin fondo.


2 comentarios:

  1. Hola Ana: n o tengo tu mail y quería agradecerte los comentarios. Lo de la literalidad de Google no se a que se refiere y en cuanto a la religión, cuidado: el Tíbet, antes de los Chinos, era una teocracia feroz y la sociedad vivía dominada por compelto por una casta sacerdotal intocable en sus privilegios. Eso del tu sufre agora que la próxima reencarnación te lo vas a pasar de narices es demasiado obvio. Nada, a lo largo d ela historia, ha matado más o mejor que la religión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La respuesta a este comentario se borro por una equivocación mía, quería hacer un matiz y cuando me di cuenta lo había eliminado.
      Si recuerdo bien, en su día contesté que a los buscadores no les gusta encontrar un texto repetido -salvo que se ponga con comillas- te consideran un plagiador y te mandan a la última página de resultados.
      También reconocía la idea equivocada que tenía del Tíbet, filosofía tan idílica en algunos libros, pero que esconde un sistema feudal nada poético.
      Y por último hablaba de que yo creo en Dios, pero no en los jerarcas del poder religioso, que han creado un negocio de alto interés económico, con pocos escrúpulos y ambición desmedida.

      Eliminar

Aqui puedes añadir o puntualizar algo, se agradecen los comentarios